Cecilia Algeciras

Psicología de adultos e infanto-juvenil

¿Qué es psicología? Psicología eres tú

psicologia

Aún hoy día existe un gran desconocimiento sobre la psicología y la profesión del psicólogo: “si me han dicho que necesito ir al psicólogo, ¿es que estoy loco?”; “¿ Ahora voy a tener que contarle toda mi vida desde que era niño?¡ Si el problema lo tengo ahora!”

Estos son ejemplos de los mitos y creencias que rodean a la profesión, y que creemos importante aclarar antes de que acudáis a consulta.

Para empezar, debéis saber que la psicología no es más que la ciencia encargada del estudio del comportamiento humano, el cual puede hacerse desde múltiples perspectivas y con objetivos diferentes . En este caso, el estudio de la conducta tiene una finalidad sanitaria, es decir, se utiliza como medio para aliviar o solucionar un malestar psicológico o mental.

Cuando alguien decide acudir al psicólogo es porque quiere solucionar aquellos aspectos de su vida que les resultan negativos de algún modo: no saber como afrontar una situación concreta, pensamientos considerados “raros”, continuos ataques de ansiedad, problemas con la pareja, sentimiento de tristeza constante, no saber cómo relacionarse con otras personas…

Para poder intervenir en tales problemas, es necesario conocer su origen, su evolución y todos los aspectos que puedan interferir en éstos. De ahí que sea necesario realizar entrevistas, en las que no se trata de contar tu vida, si no de recabar toda la información que pueda ser relevante para abordar los problemas.

¿Qué hace un psicólogo?

El psicólogo es el profesional que, mediante la psicoterapia, ayuda a la persona a trabajar eso que le está perjudicando e interfiriendo de forma negativa en su vida. Enseñándole habilidades y estrategias que pueda poner en práctica para solucionar su problema.

Existen distintas formas de hacer psicoterapia, en nuestro caso utilizamos la terapia cognitivo-conductual con la que realizaremos la intervención directa del problema a partir de la información aportada por el paciente. Se trabajarán los procesos cognitivos (pensamientos y estrategias, estilos de afrontamiento…), los hábitos de vida y conducta, su historia de aprendizaje…

¿Tratamiento psicológico vs farmacológico?

Esta dualidad viene persiguiendo a la disciplina psicológica desde sus comienzos y aún hoy en día sigue siendo un tema candente tanto entre los profesionales de la salud mental como entre los beneficiarios de nuestros servicios.

Por lo tanto, debemos aclarar que cuando trabajamos con trastornos psicológicos, el tratamiento psicológico puede utilizarse como tratamiento único o como complemento de un tratamiento farmacológico, dependiendo de las características del problema.

Bien es cierto que existen estudios que demuestran que a la hora de elegir el tratamiento adecuado,  la intervención psicológica por sí sola es eficaz en muchos de los trastornos, mientras que la farmacológica suele resultar insuficiente en solitario, siendo necesaria la aportación psicológica en la mayoría de los casos.

Esto se debe a que, al contrario de lo que se tiende a pensar, los psicofármacos no curan, simplemente reducen los síntomas. O sea, mitigarán, por ejemplo, el sentimiento de tristeza o los síntomas de ansiedad en ese momento pero cuando se pase el efecto volveremos a sentirnos igual de mal o peor, si no hemos resuelto aquello que nos causaba tal malestar.

Sin embargo, hay ocasiones en las que los síntomas de los trastornos psicológicos causan un malestar tan intenso que es necesario recurrir al tratamiento farmacológico para conseguir cierta estabilidad y poder comenzar a intervenir desde la psicología. Es por esto que normalmente se recurre al tratamiento combinado de psicoterapia y psicofármacos como la mejor elección.