Cecilia Algeciras

Psicología de adultos e infanto-juvenil

Trastornos por Síntomas Somáticos

Los Trastornos por Síntomas Somáticos o Somatomorfos se caracterizan por la presencia de síntomas físicos que sugieren una enfermedad física de la que no pueden encontrarse alteraciones orgánicas que lo demuestren, pero sí hay indicios o evidencias de que los síntomas puedan ser causados por factores psicológicos. Es decir, la persona somatiza los problemas a nivel psicológico, siendo el malestar físico que presentan la representación física de éstos.

Aunque también pueden ser conocidos como trastornos psicosomáticos, debemos diferenciarlos. Si bien se asemejan en el desencadenante psicológico de los síntomas físicos, en los trastornos psicosomáticos podemos encontrar un daño físico real, mientras que en los somatomorfos no existe patología demostrable.

¿Cuándo somatizamos?

Aunque hay varias teorías sobre esto, se puede entender la somatización como una tendencia a experimentar y expresar el malestar psicológico en forma de síntomas físicos que la persona interpreta de forma errónea como signo de enfermedad física. Por ejemplo, hay personas que ante situaciones estresantes les da dolor de estómago o se sienten fatigados y mareados o con dolor intenso en alguna extremidad.

Pero ¿cómo se produce esto? Muchas veces no somos conscientes del gran poder que tiene nuestra mente, olvidándonos de que hablamos del cerebro y que éste controla todas las funciones de nuestro cuerpo. Así, sin profundizar mucho con teorías de conflictos y traumas inconscientes etc, podemos explicar este proceso a través de la sugestión.

La sugestión es un estado mental mediante el cual nos convencemos a nosotros mismos de algo que puede ser real o imaginario. Los estados de sugestión pueden producirse de forma consciente e inconsciente y podemos llegar a él nosotros solos, creyendo firmemente que nos sucede algo. O puede ser inducido por otra persona mediante, por ejemplo, la hipnosis haciendo que nuestra mente se sitúe en un nivel entre el consciente y el subconsciente.

Sabiendo esto, nos puede resultar más fácil comprender cómo llegan a producirse los trastornos somatomorfos. Cuando una persona se encuentra en una situación que le causa gran malestar a nivel psicológico, por ejemplo, la enfermedad grave de un ser querido, tal estado emocional implica un funcionamiento cerebral que puede producir ciertas reacciones observables a nivel físico como las mencionadas anteriormente: dolor de estómago, de cabeza, de espalda o en las extremidades, náuseas, mareos, cansancio…

Trastornos por Síntomas Somáticos

  • Trastorno por síntoma somático: La persona manifiesta, en ausencia de enfermedad médica, síntomas físicos, por ejemplo, dolor constante en una o más zonas del cuerpo, que le causan gran malestar e interfieren en el curso normal de su vida diaria. También se caracteriza por pensamientos y preocupación excesiva por la salud y por padecer esos síntomas.
  •  Trastorno de Ansiedad por Enfermar (hipocondría): La persona se muestra preocupada en exceso ante la posibilidad de padecer enfermedades. Cree identificar disfunciones o anormalidades en sus funciones corporales cotidianas, convencida de padecer una grave enfermedad.
  • Trastorno de Conversión: La persona manifiesta síntomas que afectan las funciones motoras voluntarias o sensoriales y que sugieren una enfermedad neurológica o médica. Por ejemplo, ceguera sin ser ciego, parecer sordo sin serlo o incapacidad para andar sin existir lesión alguna. Este tipo de trastorno suele aparecer tras sufrir la persona un trauma que no es capaz de superar.
  • Trastorno psicológico afectando a otras condiciones médicas: En este caso tenemos una patología orgánica o física real no causada por factores psicológicos. Sin embargo, estos sí influyen de forma negativa en la evolución y el tratamiento de ésta, constituyendo riesgos adicionales.
  • Trastorno Facticio: consiste en la falsificación de los síntomas físicos o psicológicos propios o ajenos, asociados con un engaño identificado pero sin que exista alguna recompensa externa para la persona (indemnización monetaria, baja por incapacidad… )
  • Trastorno por Síntomas Somáticos no especificado: se produce cuando se presentan síntomas asociados al trastorno por síntomas somáticos pero no cumple todos los criterios para ser diagnosticado como tal.