Cecilia Algeciras

Psicología de adultos e infanto-juvenil

Atención Psicológica

¿Qué es la atención psicológica?

Es un proceso destinado a ayudar a las personas en aquellos aspectos que le causen un gran malestar, promoviendo así el cambio de sentimientos, cogniciones, actitudes y conductas, que les resulten problemáticas.

Este proceso se realiza mediante la psicoterapia, la cual puede partir de distintos enfoques, variando así el método a seguir. En este caso, el enfoque cognitivo-conductual será el predominante en la mayoría de las terapias que realicemos.

¿En qué consiste el enfoque cognitivo-conductual?

El modelo cognitivo-conductual recoge las técnicas y conocimientos del conductismo sumados a los de la psicología cognitiva. Por lo que utiliza técnicas de modificación de conducta (conductismo) con el fin último de modificar los esquemas cognitivos (pensamientos) problemáticos (cognitivismo).

Este enfoque se fundamenta en que la persona va adquiriendo desde la infancia pautas de comportamiento y estableciendo formas de interpretar y entender la realidad. Así, la vida se resume en cómo interpretamos las cosas y esto depende de las experiencias a las que hayamos estado expuestos anteriormente.

Otra característica de esta terapia es que ambos, psicólogo y paciente, trabajan directamente sobre aquellos pensamientos y comportamientos que están generando malestar en la persona. La terapia está diseñada para ayudar al paciente a identificar, probar la realidad y corregir concepciones o creencias disfuncionales. Se les asiste para que reconozcan las conexiones entre las cogniciones, el afecto y la conducta, junto con sus consecuencias, para hacerles conscientes del papel que juegan las imágenes y pensamientos negativos en el mantenimiento del problema.

La forma de intervenir es personalizada, variando según las características del problema y de la persona, por lo que es muy importante que la relación terapéutica sea colaborativa y se enfatice el papel activo del paciente.

La terapia psicológica cognitivo-conductual requiere habitualmente de sesiones semanales (variando, según el caso, entre unas 10 a 20 sesiones) y de la implicación progresiva de la persona tanto en las sesiones como en el trabajo para casa entre sesiones, con el objetivo de ir consiguiendo las metas propuestas al comienzo del tratamiento. Se divide en tres fases: evaluación, intervención y seguimiento, siendo el objetivo de las sesiones diferente en cada una de ellas.

¿Cuándo debo ir al psicólogo?

Cualquier persona puede beneficiarse de la atención psicológica: adultos, adolescentes, niños…  Ya sea como intervención en un trastorno psicológico, como para problemas que no llegan a conformar un trastorno pero causan malestar.

  • Cuando las emociones negativas son muy intensas y te desbordan.
  • Si sientes que la situación actual te supera y piensas que no tienes recursos para afrontarla.
  • Quieres mejorar o modificar ciertos aspectos personales.
  • Cuando te das cuenta de las dificultades y el malestar de un ser querido y éste no es consciente de que necesita tratamiento psicológico.
  • Si ves que alguna de las áreas de tu vida se ve perjudicada (pareja, familia, relaciones sociales, trabajo, salud…)
  • Si después de seguir un tratamiento farmacológico los resultados no son del todo satisfactorios y necesitas algo más.
  • Incluso si no tienes ningún problema y quieres llevar una vida más plena y feliz.

Si te has identificado con alguna de estas situaciones, la ayuda de un psicólogo te puede ser de utilidad. Ya que la finalidad de nuestro trabajo es enseñar a la personas habilidades y estrategias que pueda poner en práctica para solucionar su problema y aliviar su malestar.

En los siguientes enlaces pueden encontrar los problemas y trastornos en los que estamos especializados:                                       

 

Tratamientos Psicológicos
Orientación y Asesoramiento